Vacunas complementarias

Las llamadas vacunas complementarias o ‘nuevas vacunas’, no resultan indicadas únicamente para inmunodeprimidos, si no que ofrecen también una recomendable protección para niños sanos.

Fuente: Padres OK


Contrario a lo que se cree, las llamadas vacunas complementarias o ‘nuevas vacunas’, no resultan indicadas únicamente para inmunodeprimidos, si no que ofrecen también una recomendable protección para niños sanos. Aunque la mayoría de las enfermedades que cubren tienen en general una evolución benigna, en algunos casos pueden complicarse, y ante el riesgo prevenir es mejor.

Actualmente, al llegar a 2º básico cada niño chileno ha recibido en promedio 9 vacunas. Se trata del Programa ampliado de Inmunizaciones (PAI) para el control, eliminación y erradicación de enfermedades prevenibles, creado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Organización Panamericana de la Salud (OPS), y suscrito por el Estado chileno.

Este programa, de carácter gratuito y obligatorio, protege eficazmente a los niños contra 9 enfermedades y su aplicación ha contribuido exitosamente a la erradicación de males como la poliomelitis, tuberculosis y la rubéola.

A la par del desarrollo de la industria farmacéutica, el mercado nacional dispone también de vacunas alternativas que protegen contra enfermedades no cubiertas en el programa gratuito, ofreciendo la posibilidad de ampliar la protección inmunológica de niños y adultos.

Al respecto, la doctora Marcela Potin, pediatra de la Universidad Católica, señala que el uso regular de este tipo de vacunas disminuye la circulación de virus y bacterias en toda la población y con ello protege también a las personas inmunosuprimidas.

La especialista indica que estas vacunas han demostrado una alta eficacia y son elaboradas con tecnología de punta, lo que las hace tanto o más seguras que las vacunas tradicionales. Sus efectos colaterales son similares e incluso menores que los provocados por las vacunas incluidas en el programa gratuito y pueden ser administradas simultáneamente siempre que se usen jeringas diferentes.

A continuación entregamos las indicaciones sobre las principales vacunas alternativas disponibles en el país. Su prescripción puede ser solicitada al pediatra del niño y su aplicación se realiza en los vacunatorios de hospitales y clínicas privadas.

Influenza

Principalmente recomendada para niños con patologías respiratorias y cardíacas, inmunosuprimidos y asmáticos, aunque por su accesible valor se recomienda aplicar a niños sanos entre 6 meses y 2 años. Brinda protección durante 1 año.
Costo aproximado: Desde $ 5.000.

Hepatitis A

Se trata de un virus muy diseminado en Chile, que se contagia fácilmente por vía fecal y oral. Aún cuando en la mayoría de los casos la enfermedad evoluciona favorablemente, un pequeño porcentaje desarrolla hepatitis fulminante, cuadro que muchas veces desencadena en insuficiencia hepática severa, requiere de trasplante y no está exento de mortalidad.

Por ello y ante la facilidad de contagio, la doctora Marcela Potin aconseja aplicar la vacuna a todos niños sanos. Elaborada a partir de virus inactivo, la vacuna ha demostrado tener una eficacia del 95% y provee de 20 años de inmunidad. Requiere de 2 dosis y puede aplicarse desde los 2 años de edad.
Costo aproximado: Desde $15.000.

Hepatitis B

Aun cuando se trata de una enfermedad con baja incidencia en Chile, la OMS aconseja vacunar contra este mal a todos los niños pequeños.

La enfermedad se transmite a través de los fluidos corporales, por vía sexual y vertical (madre-hijo).

La doctora Potin recomienda aplicar esta vacuna a niños, adolescentes y grupos de riesgo como pacientes en diálisis crónica, receptores de transfusiones y quienes padecen enfermedades crónicas al hígado (cirrosis). Requiere de 3 dosis, a los 2, 4 y 6 meses de edad y garantiza protección de por vida contra la enfermedad.
Costo aproximado: Desde $8.000.

Varicela o peste cristal

Existe la creencia popular que es conveniente que esta enfermedad se presente en la niñez.

Al respecto, la doctora Potin señala que aun cuando las infecciones tipo exantema (o pestes) se complican más si se presentan en la adolescencia y adultez, no implica que en niños pequeños no puedan agravarse y dejar secuelas, las que van desde infecciones bacterianas en las ampollas de la piel, hasta inflamación del Sistema Nervioso Central.

La especialista explica que estas complicaciones hacen aconsejable la vacunación de todos los niños y adolescentes sanos. La vacuna es elaborada a partir de un virus vivo, por lo que su uso en pacientes inmunodeprimidos es más complejo.

La protección otorgada por esta vacuna se encuentra aún en evaluación, sin embargo los estudios preliminares sugieren que brinda una protección de 10 a 20 años.
Costo aproximado: Desde $12.000

Neumococo

La especialista de la Universidad Católica señala que las infecciones provocadas por esta bacteria tienen una complejidad mayor, ya que existen más de 80 tipos de neumococo. De las afecciones provocadas por la bacteria un 10% es mortal, mientras que un 30% de los afectados queda con secuelas.

Existen 2 tipos de vacunas disponibles:

*Pneumo 23: Contra 23 serotipos de la bacteria y se utiliza a partir de los dos años de edad. Su aplicación se recomienda para inmunosuprimidos, personas carentes de bazo, síndrome nefrótico y adultos mayores de 65 años. Se aplica en dosis única, a partir de los 2 años de edad.
Costo aproximado: $16.000

*Prevenar: Cubre 7 serotipos, destinada a proteger a menores de 2 años. Marcela Potin indica que esta vacuna debiera aplicarse a todos los niños sanos, sin embargo no cubre la totalidad de las cepas de neumococo que circulan en Chile, por lo que se estima que podría prevenir hasta el 70% de las infecciones graves por neumococo (meningitis, artritis y neumonía). Contempla 4 dosis, aplicadas preferentemente a los 2, 4, 6 y 12 ó 15 meses de edad.
Costo aproximado: Desde $ 38.000


Meningococo

Existen varios tipos de meningococo, de los cuales en Chile el más importante es el B, para el que no existe vacuna.

En cambio, sí se cuenta con una vacuna contra el meningococo del grupo C, causante del 28% de las enfermedades meningocócicas.

Se trata de Neisvac-C, vacuna recientemente llegada al país, capaz de desarrollar memoria inmunológica y efectiva en el 95% de los casos.

La duración de su inmunidad está en evaluación y su aplicación es recomendada desde de los 2 meses de vida. Requiere 3 dosis en menores de 1 año y 1 dosis en niños mayores de 1 año.
Costo aproximado: Desde $ 25.000

.