Cereales, leche y frutas: beneficios de un desayuno balanceado

Dentro de las comidas que requiere un niño en etapa de crecimiento, el desayuno es especialmente relevante, ya que es el primer alimento que termina con el ayuno nocturno y, por lo tanto, debe aportar la energía y los nutrientes necesarios para comenzar en buena forma las actividades de casa día.


Fuente: Padres OK


El desayuno es la comida más importante del día debido a su impacto en el crecimiento y especialmente en el desarrollo intelectual, cognitivo, deportivo y emocional de los niños en edad escolar. Es por ello que los padres deben hacer un esfuerzo en crear conciencia sobre la importancia de tomar un desayuno balanceado que incluya cereales, leche y frutas.

Una alimentación sana y equilibrada es fundamental para que un niño pueda alcanzar su máximo potencial de crecimiento y desarrollo en los planos académico, intelectual, cognitivo y deportivo.

Dentro de las comidas que requiere un niño en etapa de crecimiento, el desayuno es especialmente relevante, ya que es el primer alimento que termina con el ayuno nocturno y, por lo tanto, debe aportar la energía y los nutrientes necesarios para comenzar en buena forma las actividades de casa día.

Según comenta la doctora Ivette Guillier, Médico Cirujano de la Pontificia Universidad Católica y Magíster en Nutrición Infantil y Enfermedades Metabólicas de la Universidad de Chile, en Chile lamentablemente no existe una cultura del desayuno y frecuentemente se mencionan preocupantes cifras que hablan de hábitos alimenticios deficientes, altos índices de obesidad -llegando actualmente a un 40% en la población infantil- y de niños acostumbrados a no tomar desayuno o que por falta de tiempo apenas ingieren un vaso de leche antes de partir a clases.

Los especialistas plantean que está comprobado que la falta de desayuno o un desayuno inadecuado provocan falta de ánimo, tentación por consumir snacks u otros alimentos con alto contenido de grasas saturadas y de esta forma aumenta la ingesta total de calorías, provocando obesidad y producto de ello enfermedades crónicas tan graves como hipertensión, diabetes, entre otras.

Es por ello, que se plantea la importancia que tienen los padres y educadores en esta gran labor de crear hábitos en los niños para que consuman un desayuno balanceado, compuesto por cereales y/o pan, leche –lácteos- y fruta y/o jugo de frutas. La doctora Guillier es enfática al plantear que es fundamental invertir tiempo, dedicación y esfuerzo en formar los correctos hábitos alimenticios, que comienzan con tomar un desayuno balanceado.

“Crear tempranamente el hábito de consumir un buen desayuno puede ser uno de los mejores caminos para prevenir la obesidad infantil. Así, una dieta balanceada y la actividad física correspondiente son una de las principales herramientas para combatir enfermedades”.

Claves para un desayuno balanceado

Después de largas horas de ayuno durante la noche, las necesidades de energía del organismo son mucho mayores, ya que el cuerpo requiere reponer con rapidez las reservas gastadas durante el sueño.

Es por ello, que se plantea que un desayuno balanceado aporta la vitalidad necesaria para empezar el día en buena forma y, especialmente en los niños, tiene un impacto directo en su desarrollo en los planos cognitivo, intelectual, nutricional, deportivo y emocional.

Se menciona que la falta de alimento produce un declive gradual en la glucosa y en los niveles de insulina que puede interferir con diferentes funciones cognoscitivas, como la vigilancia y la memoria activa. Es por esto, que los niños en edad escolar responden bien al consumo de un desayuno balanceado.

Cereales, leche y frutas: una excelente combinación

Según la doctora Guillier, el desayuno debe aportar cerca del 25% de la energía y de los nutrientes diarios recomendados. La leche y sus derivados, -yogur, leches cultivadas, quesos- son la principal fuente de calcio y proteínas. Los cereales aportan básicamente fierro, especialmente los fortificados.

Además, los niños que comen cereales mantienen un mejor estado nutricional durante el día, ya que consumen menos calorías de grasa, tienen menos colesterol e ingieren más vitaminas y minerales esenciales como el calcio, fósforo, magnesio, riboflavina, vitamina B-12 y ácido fólico.

Las frutas o jugo de frutas aportan principalmente vitamina C, que permite que los otros alimentos, como la leche, tengan una mejor absorción de calcio y otros minerales a través del torrente sanguíneo, fortaleciendo de esta forma la estructura ósea y corporal, y defendiendo al organismo de enfermedades e infecciones. Las frutas son también una importante fuente de fibras.

El desayuno de los niños chilenos

Un estudio elaborado por Adimark y Cereales Nestlé, en el marco de la campaña Educativa Desayuno Inteligente, reveló que en Santiago el 97% de las madres encuestadas está consciente de la importancia de dar diariamente un desayuno balanceado a sus hijos, ya que según plantearon impacta positivamente en el rendimiento escolar y desarrollo. Sin embargo, sólo el 2,4% de las madres encuestadas afirmó que efectivamente entregan este tipo de desayuno –con frutas, cereales y leche- a sus hijos.

De acuerdo al estudio, uno de los factores que ayuda a explicar este importante brecha es la falta de tiempo por las mañanas. De hecho, entre lunes y viernes un 40% dedica sólo entre 5 y 10 minutos al desayuno, mientras que durante el fin de semana un 61,5% destina más de 20 minutos.