Cómo interpretar las curvas de crecimiento

Probablemente poco entendemos cuando el pediatra nos habla de percentiles o nos muestra un gráfico que más se asemeja a una variable económica que a la representación del crecimiento de nuestro hijo.

 

Fuente: Padres OK

Sin embargo, estos gráficos denominados "curvas de crecimiento", son una herramienta útil para registrar y evaluar el crecimiento físico de los niños a través de los años.

Esto tiene el propósito de que el pediatra y los padres conozcan el ritmo de crecimiento del pequeño, para que de esa manera puedan ayudarlo a desarrollar su máximo potencial en talla (altura) y a la vez, puedan detectar y corregir oportunamente posibles alteraciones.

Por eso, lo ideal es que el peso y talla del niño se registre desde el nacimiento y luego, periódicamente en cada control pediátrico.

Estos gráficos tienen trazados varios canales (o curvas) que representan la evolución en peso y talla de la mayoría de los niños sanos. Lo importante es que la talla y el peso de nuestro hijo se mantenga en un mismo canal a lo largo del tiempo, o que sólo experimente leves desviaciones.

Cuando hay una desviación importante, se puede sospechar que existe alguna alteración del crecimiento, que puede estar causada simplemente por malos hábitos- como sedentarismo o mala alimentación-, o bien, que el pequeño tenga un problema de salud que esté afectando su desarrollo.

Tipos de curvas de crecimiento

Existen diversos gráficos para evaluar el crecimiento. Hay para niñas y niños, algunos abarcan desde los 0 a los 24 meses, otros, desde los 0 hasta los 36 meses y de 2 a 18 años, para los más grandes.

Los gráficos pueden venir expresados en dos tipos de unidades, que son percentiles y desviaciones estandar (DS).

Independiente de ello, todos poseen un grupo de curvas que representa el peso en relación a la edad, ubicado en la parte inferior de la tabla y otro grupo que representa la talla en relación a la edad, ubicado en la parte superior. Lo normal es que el peso y la talla de nuestro hijo estén ubicados en el mismo canal.

Cómo ubicarse en la curva

Para marcar el peso de un niño o niña en el gráfico, primero hay que buscar su edad en el eje inferior, y luego hacerla coincidir con el peso en kilos que está en el eje derecho. En la intersección de las dos líneas, se marca un punto.

El mismo procedimiento se realiza para marcar la talla, que está expresada en centímetros en el eje izquierdo.

A lo largo del tiempo, estos puntos irán formando una curva, que es la curva de crecimiento de su hijo.

Cuando el gráfico está expresado en desviaciones estándar, lo esperado es que la curva de crecimiento del niño esté cercana a la mediana (canal central) o al percentil 50, en un gráfico de percentiles.

No obstante, es importante considerar la evolución de cada niño en particular, ya que si su ritmo de crecimiento siempre ha estado alejado del canal medio, no quiere decir necesariamente que sea anormal. Puede que sus características genéticas lo predispongan a ser más alto o más bajo que la mayoría, o bien más delgado.

En todo caso, el crecimiento siempre debe ser supervisado por un pediatra, ya que sólo él puede evaluar posibles problemas que pasen inadvertidos para los padres.