Campeonato argentino

Súper clásico: a la cancha con todo

River Plate y Boca Juniors se enfrentarán este domingo y todo parece indicar que será una lucha sin tregua por llevarse los puntos.

 

Al fin llegó la hora en que los dos grandes se enfrentarán cara a cara. El encuentro está programado para el domingo 27 de octubre a las 16:00 hrs (hora argentina). Ya comenzó la venta de entradas en la capital, pero pocos bonaerenses se han entusiasmado. ¡Las boleterías han estado casi vacías!.

Te estarás preguntando cómo puede pasar esto para uno de los partidos más importantes de la capital argentina. Y lo cierto es que podrían haber varias razones. Una de ellas, tal vez la más importante, es que tanto River como Boca se encuentran a varios puntos de distancia de Independiente, quien encabeza la tabla de posiciones con 32 puntos (5 y 8 puntos respectivamente). Es decir, no se trata de un partido donde se jueguen la vida. De haber sido así, lo más posible es que los hinchas se hubieran amontonado en las filas para comprar sus entradas.

Otro punto importante es el hecho de que ha vuelto la violencia a los estadios. Sin ir más lejos, resulta difícil olvidar los sucesos ocurridos el fin de semana pasado en el encuentro River - Banfield, donde el equipo de Pellegrini perdía 5-0. Disturbios en la barra de River obligaron al árbitro, Claudio Martín, a suspender el partido corridos los 20 minutos del segundo tiempo. Con fuerza policial entre la gente y varios heridos terminó la pesadilla de River.

Un tercer punto es el factor económico. A los problemas de dinero de los argentinos se suma el hecho de que el partido se realiza a fin de mes, días en que queda menos dinero en los bolsillos de los hinchas.

Sin ir más lejos, River (quien recibe a Boca) puso a la venta 1.500 plateas del sector Centenario, las que cuestan 50 pesos argentinos (unos doce mil pesos chilenos, aproximadamente) y en el primer día en que los socios con cuentas al día pudieron comprarlas sólo se vendieron... ¡195 entradas!.

Pese a todos los problemas, se espera que igualmente las graderías estén con hinchas. Y es que mal que mal se trata de uno de los partidos más esperados por los argentinos y los amantes del fútbol.


Los problemas de ambos equipos

River y Boca tienen distintas presiones, de las que deberán liberarse antes de entrar a la cancha para jugar concentrados y conseguir el triunfo que ambos quieren.

River viene de una derrota que claramente bajó los ánimos. Y es que perder con Banfield (equipo que sólo ha acumulado 14 puntos) por cinco tantos fue un verdadero golpe para los jugadores y para el entrenador chileno Manuel Pellegrini.

Después de esta masacre deportiva, los hinchas exigirán un triunfo que en cierta medida recompense las penas de la derrota recién pasada. Es más, los mismos jugadores y Pellegrini deben sentirse más presionados tras la terrible vergüenza.

Por su lado, Boca está a la espera de varios jugadores lesionados. Carlos Tevez tiene un traumatismo directo en la pierna derecha y Clemente Rodríguez un dolor muscular en el recto anterior del muslo izquierdo. Y si bien ambos siguen siendo convocados para las prácticas, lo cierto es que cualquier movimiento en falso podría ser fatal.

A esto se suma el hecho de que Marcelo Delgado tiene una fea hinchazón y un moretón en su rodilla derecha. Pese a que se dice que estará bien para el clásico, la última palabra la dará su propia rodilla el mismo domingo. Además, Arley Dinas presenta un cuadro de gastroenteritis, con vómitos y diarrea, lo que lo tienen en estricto reposo.

"El partido con Boca es un partido aparte (...) Nos vamos a jugar la vida ante Boca por lo que representa el partido y también por lo que resta del torneo", dijo Pellegrini a periodistas el martes tras la práctica matutina del equipo. Así apareció en El Clarín.

Y es que después de su peor partido como entrenador, Pellegrini quiere lucirse en este clásico, el primero "formal" que enfrenta a los dos equipos desde que "el ingeniero" asumió como DT de River. Pellegrini sólo ha dirigido un partido ante Boca, pero fue un amistoso en Miami en la pretemporada de ambos equipos, en que el elenco "millonario" ganó 2-1.

Pellegrini quiere volver a los goles (recordemos que en las últimos cuatro encuentros había convertido 14 tantos) y así hacerle la competencia a Independiente en las seis fechas que restan para el término del Torneo de Apertura.

Por su parte, Boca tiene que ganar sí o sí. Y es que una derrota ya lo dejaría muy lejos del puntero y sólo un milagro podría llevarlo a un triunfo. En todo caso, tienen los ánimos arriba. Es que si Banfield le metió cinco goles a River quiere decir que ellos también pueden.

Pero el cuento no es tan fácil. En los últimos cinco años nunca han ganado un partido en el Monumental. Es más, la última vez fue cuando aún jugaba Maradona. Obviamente ya nadie recuerda ese triunfo. Más que aspirar a los cinco goles que Banfield le hizo a River, Boca podría conformarse con uno. Eso basta para llevarse los puntos a su casa.

Si eres un fanático de River Plate, haz click aquí.

Si eres un fanático de Boca Juniors, haz click aquí.

Fuentes: Clarín - LaTercera - FoxSports
Fotos: River Plate - Boca Juniors