17 de junio, Día del Padre

Padre... ¡también hay uno solo!

El tercer domingo de junio es día de fiesta para los papás que habitan el continente americano. Ese día se celebra el "Día del padre".

Todo comenzó en Estados Unidos, cuando a Sonora Smart Dodd se le ocurrió la idea de honrar la memoria de su progenitor, un veterano de guerra que quedó viudo y logró sacar adelante a sus seis hijos.

 

 

"Cuando yo tenía catorce años, mi padre era tan ignorante que no podía soportarle. Pero cuando cumplí los veintiuno, me parecía increíble lo mucho que mi padre había aprendido en siete años" (Mark Twain).

"Un buen padre vale por cien maestros" (Jean Jacques Rousseau).

"Sabes que has tenido un padre, que tu hijo lo pueda decir también de ti" (William Shakespeare).

 

Es un trabajo poco reconocido, bastante agotador y que se ejerce en las "horas libres". No se estudia en ninguna universidad pero se trabaja en él por muchos años -mínimo 20, cargado para 30, en estos tiempos en que la adolescencia se prolonga casi indefinidamente. Tampoco tiene sueldo.

Pero, curiosamente, quienes lo ejercen, jamás se arrepienten. Al contrario, muchos dirán que es lo mejor que les ocurrió en sus vidas. Ser papá es una experiencia transformadora, fascinante, pero de mucha responsabilidad.

Mucho más para las generaciones que actualmente están teniendo hijos, a quienes les "cambiaron el libreto". Ya no sirve ser "el proveedor del hogar" y "el que pone la autoridad". Ya no es cuestión de llegar a la casa después de la jornada de trabajo a dar órdenes y esperar ser servido. Ya no se puede castigar físicamente a los niños, ni mucho menos herirlos emocionalmente.

Los papás del siglo XXI no la tienen fácil. Se espera de ellos cariño, comprensión, cercanía, cuidado, pero tambien normas y "rayado de cancha". Tienen que ser cercanos, pero nunca perder su autoridad de padres; tienen que ser comprensivos, pero poner metas altas a sus hijos; tienen que ser compinches, pero hacer respetar las reglas del hogar.

Artículos y reflexiones sobre la paternidad

Especial Día del Padre de ENTEL

Padres que llegan cansados a casa

Padres de hoy, ¿de dónde saco un modelo?

Los nuevos desafíos de ser padre

A ser papá también se aprende

¡Cómo quisiera estar ahí! La difícil tarea de conciliar trabajo y familia

Algunas pistas para ser un papá del siglo XXI

Padres responsables

Protagonista, el padre

Hijos sin padre, doble violencia

El rol del padre y su influencia en los hijos

El padre bueno y el buen padre

Cuando el papá educa

Por todo eso, los papás ¡se merecen tener su día!. Y el elegido para celebrarlos es el tercer domingo de junio, que este año corresponde al 17 de Junio.

Todo comenzó por allá por el año 1909, cuando una estadounidense que vivía en Washington, Sonora Smart Dood, propuso la idea de celebrar el Día del Padre.

Ella consideraba que él era tan importante como la madre, por lo cual también se le debía honrar y dedicar un día especial.

Sonora pretendía también que a través de esta fiesta se destacara el papel de los padres en la sociedad, especialmente de aquellos que, como su progenitor, cumplían el rol de padre y madre a la hora de mantener y educar a sus hijos.

Y así fue como nació la idea de celebrar a los padres...

Una historia muy especial

El padre de Sonora Smart Dood era un veterano de guerra civil. Se llamaba Henry Jackson Smart.

Enviudó cuando su esposa murió en el parto de su sexto hijo y, a partir de ese momento, se hizo cargo de la crianza de sus niños - en una granja al este del estado de Washington -, tratando de suplantar el amor y la dedicación de la madre y, a la vez, cumpliendo su rol de padre.

Cuando Sonora ya era grande, se pudo dar cuenta de la fortaleza, cariño, desinterés y dedicación de su padre al tener que criar a sus hijos solo, llevando a cabo todo tipo de sacrificios para sacar adelante a su familia.

Ahí se le vino a la cabeza la idea del "Día del Padre", que celebró por primera vez el día 19 de junio de 1910, fecha que coincidía con el cumpleaños del anciano Mr Henry. Ese mismo día, en varias ciudades de Estados Unidos, también hubo celebraciones.

Pero fue en 1924, cuando el presidente Calvin Coolidge dio apoyo a la idea de crear un día "oficial" del padre, y declaró la fecha como celebración nacional. Dos años más tarde se reunió por primera vez en la ciudad de Nueva York el Comité Nacional del Día del Padre.

Una resolución del Congreso en el año 1956 reconoció la práctica de honrar al padre dedicándole un día especial.

Diez años después, el presidente Lyndon Johnson firmó una proclamación presidencial que declaraba oficialmente el Día del Padre como fiesta nacional, y en 1972 durante su presidencia, Richard Nixon firmó una ley que establecía en forma permanente la celebración, el tercer domingo del mes de junio.

Una vez establecida una fecha oficial para el Día del Padre en Estados Unidos, la celebración se esparció rápidamente a Europa, América Latina, África y Asia.

Sólo en algunos países, principalmente americanos, la fecha quedó establecida en junio, para honrar así a todos los hombres que cumplen ese rol: abuelos, padrastros y padres que festejan ese día con sus familias.

Los primeros Días del Padre tuvieron un carácter netamente familiar y no comercial. No obstante, con el paso de los años y la extensión de la sociedad de consumo, a los empresarios no se les escapó la idea de crear productos ad hoc para esta fecha. Y así, se popularizó la costumbre de los agradecidos hijos de expresar a sus padres todo el afecto.... por medio de un regalo.

Ya hacia fines del siglo XX la celebración generaba millones de dólares en ventas de tarjetas y regalos varios, convirtiéndose en una de las fiestas más populares.

Sigue