La verdadera cara de las zarigüeyas

De mirada brillante y hábitos nocturnos, estos pequeños marsupiales han adquirido fama mundial gracias a Eddie, Crush, Heather y Ozzie, dignos representantes de su raza protagonistas de "La era del hielo 2" y de "Vecinos invasores".

En el mundo real las zarigüeyas son tan simpáticas como en las películas, pero bastante más tímidas. Pero si las molestan pueden ser realmente desagradables: defecan y "riegan" orina de un olor extremadamente insoportable por todos lados, y emiten un sonido muy agudo y molesto con la boca abierta.

 

 

Si no fuera por La Era del Hielo 2 y Vecinos Invasores, tal vez casi nadie las conocería. ¿Te acuerdas de Crush y Eddie, el par de bromistas, arrogantes, revoltosos y fanfarrones que vivían en aquel clima frío? ¿O de Heather y Ozzie, cuya principal virtud era el hacerse los muertos para distraer a los humanos y robarles la comida?.

En el mundo real, las zarigüeyas son unos animalitos tan simpáticos como en las películas, aunque bastante más tímidos. Y tienen un lado oscuro que los realizadores cinematográficos han mantenido oculto.

Son mamíferos pequeños - específicamente marsupiales - terrestres y arbóreos, aunque hay una especie que es semiacuática. Todas son oriundas de América y están repartidas desde Canadá hasta Argentina, y su distribución también incluye algunas de las islas del Caribe.

Se encuentran en bosques húmedos y bosques de galería aisladas. También viven alrededor de lugares habitados por el hombre, donde se cree que se alimentan en los basurales.

El aspecto de algunas de las especies de este grupo de marsupiales no es muy agradable. Su apariencia a veces se asemeja al de las ratas grandes y peludas, mientras que otras parecen pequeños ratoncitos... esas son más simpáticas a la vista. Sin embargo, su parecido con estos otros mamíferos es muy, muy lejano.

Tienen hábitos nocturnos y se les hace imposible salir durante el día, porque sus ojos no aguantan la luz... pero una vez que el Sol se pone, salen dispuestas a disfrutar y comer. Poseen una mirada brillante (reflejo ocular), de rojo a amarillo blanquecino.

La "dieta" que se les conoce se compone de insectos, otros invertebrados, pequeños vertebrados, y algunos frutos maduros y néctar. Existen cuatro especies que comen más frutos que materia animal y otra especie que se nutre de peces.

Simpáticas...¡pero hediondas!

¿Sabes cuál es la "fórmula dental" de las zarigüeyas?... 15/4, C 1/1, P 3/3, M 4/4 = 50 dientes, y todos los dientes detrás de sus caninos ¡son puntiagudos!.

Sus cuatro patas tienen cinco dedos. El primer dedo del pie trasero está muy separado de los otros, formando un pulgar oponible - que muestra una uña, no una garra (una excepción entre los mamíferos no primates) - y que utilizan para recoger ramas finas al trepar.

Las zarigüeyas más comunes poseen su parte dorsal entre negra y gris, con dos estratos de pelo: una capa inferior densa, de color amarillo pálido debajo de los pelos protectores largos, ásperos, negros o grisis.

Su hocico es puntiagudo, tienen cola larga, patas cortas y pelaje generalmente denso y suave. Sus mejillas son amarillas, anaranjado pálido o blanco sucio, y nariz es rosada.

La cola de la mayoría de las especies es fuertemente prensil, hasta en su extremo, y puede atrapar firmemente un objeto, con la fuerza suficiente como para soportar varias veces el peso de su cuerpo. Por eso, algunas especies se suspenden de los árboles. Esta cola generalmente es más larga que la cabeza y el cuerpo, pelada y negra con la punta blanca.

La mayoría de las zarigüeyas tiene orejas grandes y delicadas, peladas y negras, y para evitar dañarlas, pueden plegarlas hacia atrás. Sus ojos son pequeños y están bien separados.

¿Cómo se reproducen?... Luego de una corta gestación todas las especies "dan a luz" crías pequeñas que se arrastran por el pelaje de la madre hasta sujetarse de un pezón con su boca, donde permanecen prendidos por varias semanas hasta que son demasiado grandes para ser transportados con facilidad por su mamá.

Los jóvenes de algunas especies - ojo, no de todas, pese a que son marsupiales - están protegidos dentro de una bolsa (marsupio) mientras permanecen prendidos de los pezones, pero más de la mitad de las especies no tiene marsupio.

Varias semanas después de desprenderse del pezón, las crías continúan amamantándose. Sin embargo, la madre las deja en el nido mientras sale a buscar alimento. Las crías más grandes pueden ser transportadas en la espalda de la madre, pero ella lo hace sólo algunas veces.

Sigue