Mamuts, los gigantes prehistóricos
más famosos que nunca

Habitaban las regiones septentrionales de Europa, Asia, América del Norte y América Central durante el Pleistoceno. Fueron borrados de la faz de la Tierra entre 50.000 y 10.000 años atrás, pero dejaron muchas huellas en la congelada Siberia.

Protagonistas de discos y películas, ahora un grupo de científicos ingleses descubrió que comer carne de mamut ayudó a algunas tribus humanas a expandirse más rápidamente que sus contemporáneos vegetarianos.

 

 

Los mamuts, definitivamente, están de moda. Un par de años atrás, los adolescentes cantaban una cruel canción que hablaba de "un mamut chiquitito" que se metía en serios problemas. Por estos días, reaparece en cartelera Manny, el angustiado mamut que piensa que es el único de su especie de queda en la tierra. Hasta que descubre a Ellie, una mamut del género femenino con serios problemas de identidad (se cree zariguella), hasta que descubre su verdadera vertiente genética. Ambos, protagonistas de "La era del hielo II".

Es que los mamuts, habitantes del Pleistoceno que se extinguieron entre 50 mil y 10 mil años atrás, dejaron muchas huellas de su paso por este planeta. Recientemente, habitantes de la localidad rusa de Andra, en el noreste de Siberia, encontraron los restos de uno de estos animales adultos a orillas del Obi, uno de los grandes ríos siberianos. Y eso no es todo, ya que científicos británicos han concluido - después de algunas investigaciones - que la rápida expansión de los humanos en el este de Asia, hace unos 30.000 años, se debió a la carne del mamut.

Pero vamos por parte. Aunque se le llama "Mamut" a cualquiera de las especies del extinto género Mammuthus, el mamut "por excelencia" es el mamut peludo. La especie se extinguió hace miles de años, sin embargo, hasta el día de hoy, los científicos continúan debatiendo si desaparecieron por factores climáticos o por una matanza (caza) llevada a cabo por humanos.

Los mamuts, de la misma familia de los elefantes, habitaban las regiones septentrionales de Europa, Asia, América del Norte y de América Central durante el Pleistoceno. Fueron borrados de la faz de la Tierra hace entre 50.000 y 10.000 años, aunque hay quienes creen que una pequeña población se mantuvo viva hasta hace 3.500 años en la tundra siberiana. De hecho, es en Siberia donde se han encontrado algunos congelados, con la carne y el pelaje en perfecto estado de conservación.

Hay unos 50 esqueletos conocidos de mamuts lanudos, de los cuales sólo media docena están completos.

El mamut lanudo (M. Primigenius) poseía colmillos largos y curvados. Las especies más norteñas poseían una cubierta de pelo largo que los protegía de los fríos glaciares. De ellos se han encontrado varios ejemplares sueltos sepultados en Siberia, así como también se han encontrado grandes cantidades de marfil de sus colmillos, el cual fue utilizado como artículo de comercio durante muchos siglos.

El esqueleto que se encontró a orillas del río Obi está casi completo, y su piel, la lana y el contenido del estómago, se han conservado muy bien. El hallazgo incluye parte de la cabeza, un colmillo casi completo, los huesos frontales y la parte izquierda del cráneo.

Los cuerpos de mamuts congelados en el hielo, generalmente muestran un buen grado de conservación e, incluso, los perros de los buscadores se han alimentado de su carne. Es más, han existido propuestas de clonación de ejemplares recién descongelados con el objetivo de revivir la especie. Los cientificos piensan que, sacando esperma de los restos congelados, pueden fecundar a una elefante, con lo que podrían volver a existir especies parecidas al extinto mamut.

Siempre se ha tenido la creencia de que los mamuts eran criaturas mucho más grandes que los elefantes modernos, lo que es un gran error, que incluso ha llevado a utilizar la palabra mamut como adjetivo para describir "algo muy grande". Sucede que la especie conocida más grande, el Mamut Imperial de California, alcanzaba una altura de 4 metros hasta el hombro, la misma que el elefante africano más grande que se ha conocido.

No obstante, la mayoría de las especies de mamuts eran del tamaño del elefante moderno de la India, y se han hallado fósiles de mamuts enanos en la isla de Wrangel, al este de la costa de Siberia.

Los mamuts divergieron de los elefantes asiáticos tras la división de los elefantes africanos. Lo que significa que los mamuts estaban emparentados más cerca del elefante asiático que este último con el elefante africano. Estos tres grupos de especies se separaron de un antepasado común hace unos seis millones de años. Esto quedó demostrado luego de que un equipo de científicos lograra armar parte de la estructura genética del extinto mamut lanudo.

¿Se los comieron?

Un equipo de investigadores rusos, dirigidos por Sergey Zimov, pretende demostrar la hipótesis de que fue la caza, y no el cambio climático, el responsable de la desaparición del mayor mamífero que habitaba el planeta.

Para ello, Zimov ha estado trabajando durante los últimos diez años en reconstruir el ecosistema en el que vivió el mamut en una parcela en la región de Yakutia al norte de Siberia. El proyecto fue bautizado como "Parque del Pleistoceno".

Hasta esta investigación los científicos explicaban la desaparición durante el Pleistoceno de numerosos animales en las praderas del norte - entre ellos el mamut - de una manera muy simple: el clima de la árida estepa cambió a uno húmedo, y cuando ese hábitat despareció también lo hicieron los animales que allí vivían. Pero en los últimos años la creciente acumulación de datos procedentes de pruebas de radiocarbono en restos de animales han sugerido una explicación diferente.

El principal objetivo científico del proyecto de Zimov es determinar con mayor precisión el papel que los animales del Pleistoceno jugaron en el mantenimiento de su propio hábitat. Para ello han reconstruido praderas parecidas a las que había en esa época y en ellas han reintroducido -a falta de mamuts- renos, bisontes, tigres de Siberia y otros animales.

Este proyecto puede ayudar también a mitigar el cambio climático. Y es que las praderas estabilizan el suelo, al tiempo que el albedo (habilidad para reflejar la luz solar) de estos ecosistemas es alto, por lo que el calentamiento por radiación solar se reduce. Algo importante teniendo en cuenta que los suelos donde originalmente pisaba el mamut contienen 2,5 veces más carbono almacenado que la totalidad de los bosques húmedos del planeta.

Con tantos herbívoros presentes, la nieve invernal es pisoteada, exponiendo al suelo a temperaturas más frías, previniendo el derretimiento del permafrost (suelo permanentemente helado). Si el hielo se derrite se liberaría a la atmósfera este carbono "secuestrado" en la tierra.

Carne de mamut multiplicó la humanidad

Un grupo de científicos ingleses estudió el ADN de 27 grupos humanos de la China de hoy y llegó a la siguiente conclusión: comer carne de mamut ayudó a algunas tribus humanas a expandirse más rápidamente que sus contemporáneos, la mayor parte vegetarianos.

Sucede que hace cerca de 30 mil años poblaciones humanas en Asia del este desarrollaron una tasa significativamente diferente de crecimiento, un patrón que parece reflejar la disponibilidad de mamuts y otros grandes animales.

En parte de esa región, que cubre ahora lo que es el norte de China, Mongolia y Siberia meridional, en vastas planicies repletas de grandes mamíferos hoy extintos - como mamuts, mastodontes y rinocerontes-, la población humana creció aceleradamente 34 mil y 20 mil años atrás.

Más al sur, donde el terreno fue cubierto por bosque espeso, la expansión demográfica empezó más tarde, entre 18 mil y 12 mil años atrás.

¿Qué fue diferente en ambos ambientes? La explicación que dan los autores es la gran abundancia de estepas de mamuts, en una época y una región cuando una gran cantidad de animales pastaban y sus depredadores vagaban por esos llanos.

En aquella época, las regiones sureñas del este del Asia fueron bosques densos e impenetrables para los humanos. Las poblaciones del norte, en tanto, gozaron de una dieta mejor, más rica en proteínas y grasas provenientes de la caza de los mamuts.

 

 

 

Fuentes: EMOL - BBC - Answers in genesis - Wikipedia - El Universal - Economista - EFE
Fotos: Sitio oficial película Era del Hielo 2
27/04/2006