Langostas, voraces y destructivas

Una plaga de langostas puede ocasionar daños irreversibles al ecosistema, ya que éstas, pese a ser pequeñas, pueden consumir en 24 horas el equivalente a su propio peso. Una tonelada de ellas puede comer al día la misma cantidad de comida que 2.500 personas.

 

Cuando pasan, el cielo se ennegrece, y comienza algo así como una nevada de copos sucios, medios amarillentos, que luego se transforman en oscuras nubes. Pueden llegar a cubrir hasta 70 kilómetros del firmamento, provocan pánico y dejan hambre a su paso, pues se comen los cultivos.

Y es que una plaga de langostas puede ocasionar daños irreversibles al ecosistema, ya que éstas, pese a ser pequeñas, pueden consumir en 24 horas el equivalente a su propio peso, y una tonelada de ellas puede comer al día la misma cantidad de comida que 2.500 personas...

Como ves, estos insectos pueden llegar a formar plagas muy destructivas. No por nada son conocidas desde épocas remotas por los daños que pueden llegar a causar. De hecho, el Antiguo Testamento las menciona como una de las siete plagas de Egipto, con la que Dios quiso castigar al faráon y a sus súbditos por tener como esclavos a los judíos y no dejarlos ir a la Tierra Prometida (otras fueron el Nilo cubierto de sangre; piojos y moscas; peste, sarna, granizo y finalmente muerte de los primogénitos de cada familia).

En África, Medio Oriente y la India, hasta hoy existen plagas de langostas. Estas se caracterizan porque los insectos se reproducen en grandes cantidades en ciertas áreas - cuando las condiciones ambientales les son favorables - para desde allí desplazarse en grandes bandadas a otras regiones, atacando y destruyendo los cultivos y la vegetación que encuentran a su paso, causando hambrunas en extensos territorios. Un ejemplo de ello fue una invasión en Somalía.

Gracias a su gran facilidad para migrar de un lugar a otro, recientemente han causado estragos en América, especialmente en Cancún (México) y en el Gran Chaco (Argentina). Los habitantes y turistas de Cancún vieron cómo los parques y jardines de la ciudad eran "visitados" por una nube de langostas, que con gran apetito devoraban las plantas.

La rutina de trabajo se vio interrumpida. La plaga atravesó la ciudad, después de varios días de sobrevolar sus límites; invadió los patios de las casas, los parques y las escuelas. ¿De dónde venían estas langostas?... su presencia se había detectado hace un mes y medio en Yucatán, pero la reacción de las autoridades fue tardía.

Algo grave si se piensa que, aunque no representan un peligro directo para las personas, resultan un enemigo para la vegetación. Cítricos, plantas de plátano, maíz, y una que otra planta de ornato, son sus alimentos preferidos. Pueden comer las hojas en cuestión de horas... y no es cosa de rociarlas con insecticida.

Las langostas, que habitualmente atacan esta zona en ciclos de cuatro año, han estado ahí más de tres semanas.

Y mientras en México sufren con las langostas, los productores del oeste chasqueño han denunciado la presencia de estos insectos de gran tamaño en el límite con Santiago del Estero (Argentina), que ya causaron graves daños en esa provincia. Se trata específicamente de la "langosta quebrachera", que avanza de este a oeste.

Ficha técnica

Nombre vulgar: Langosta migratoria.

Nombre científico: Locusta migratoria.

Tipo: Artrópodo.

Clase: Insectos.

Orden: Ortópteros.

Suborden: Celíferos.

Superfamilia: Acridoideos.

Hábitat: Silvestre.

Ahora se teme por los cultivos, principalmente el girasol y el trigo. La magnitud del ataque es preocupante: el ancho de las mangas es de 5 a 8 kilómetros y cubre unas 3000 hectáreas. En la provincia no se producía un ataque de esta magnitud desde la década del '50.

Las dañinas langostas

Las langostas son insectos del orden ortópteros y se caracterizan por su gran facilidad para migrar de un sitio a otro. El orden de los ortópteros - cuyo nombre significa "ala derecha" en griego - tiene más de 20.000 especies, la mayoría tropicales, pero distribuidas por todo el planeta. Pertenecen a este orden los saltamontes, grillos, langostas y el alacrán cebollero.

El término proviene del adjetivo griego orthós que significa recto, derecho; y de pteros que significa alas. Por lo tanto el nombre del orden hace referencia a sus alas rectas.

Los ortópteros se encuentran en casi todos los hábitas que se pueda concebir, desde cuevas oscuras hasta desiertos.

Sólo cuando se juntan grandes grupos de individuos de esta misma especie liberan las feromonas apropiadas para activar durante el desarrollo la conducta migratoria y un crecimiento mayor de las alas, y de esa manera poder dispersarse por otros territorios.

Son insectos alados, con aparato bucal masticador. Cuando tienen alas, el primer par recubre las alas posteriores, membranosas, cuando el insecto se posa. El tercer par de patas es fuerte y espinoso, y suele estar especializado para saltar. Son de tamaño relativamente grande - miden entre 2 y 7 centímetros - y poseen antenas de longitud variable y ojos bien desarrollados.

A menudo presentan órganos auditivos y estriduladores. Los órganos auditivos o timpánicos pueden aparecer en las tibias o bien en el primer segmento del abdomen. Los órganos estriduladores sirven para producir sonido, aunque en casi todos los grupos la producción de sonido es exclusiva de los machos.

Se cree que pudieron ser los primeros animales terrestres en utilizar el sonido para comunicarse, ya que fósiles de ortópteros del Permiano tienen estridulaciones (250 millones de años atrás, al término del período Permiano, murieron todos los animales marinos con conchas duras).

Las langostas son animales muy voraces y de gran movilidad. En sus versiones migratorias pueden recorrer grandes distancias en grupos de cientos de miles de individuos. Llegados a un campo cultivado, lo pueden arrasar por completo en cuestión de horas.

Las hembras normalmente tienen un ovipositor (estructura prominente que se proyecta de la parte posterior de las hembras de algunos insectos y se emplea para depositar los huevos) bien desarrollado y los machos estructuras para la cópula. Son insectos heterometábolos (con metamorfosis incompleta) y paurometábolos (las formas jóvenes tienen la misma alimentación que las adultas). El animal pasa por tres estados: huevo, ninfa y adulto.

Son típicamente herbívoras, aunque algunos son depredadores y muchos son omnívoros.

 

Fuentes: Wikipedia - Ceniap (Venezuela) - La Gaceta - Novenet -
Animal Planet Latino
- Aragonesasi - Bioinformatics (Harvard)
Fotos: FAO
04/10/2006