Pauta para ayudar a tus hijos con las tareas


Una guía práctica y algunos consejos sabios de sicólogas, profesoras y mamás experimentadas que le ayudarán a sortear con éxito las tareas y pruebas escolares.



Apóyate en esta excelente guía para hacer tus deberes y conviértete en -al menos- un "top ten" de tu curso.

Secuencia ideal para hacer las tareas:

- Revisar la agenda.

- Establecer un orden de cómo van a realizarse las tareas.

- Siempre primero lo más difícil.

- Reunir los materiales necesarios: estuche, libros, enciclopedias.

- Mantener el escritorio o mesa en orden.

- Abordar de una tarea a la vez.

- A medida que se van haciendo las tareas, los cuadernos se van guardando en la mochila.

- Ordenar el lugar de trabajo.

- Salir a jugar.

Los ocho pasos que hay que tener claros

1.- Rutina:

Lo primero es que los niños tengan un horario de trabajo. Que, al llegar del colegio, sigan una rutina. Por ejemplo, lavarse las manos, tomar té, descansar un rato y luego hacer tareas. Es importante que tengan un horario fijo. Ojalá haya un reloj grande cerca de ellos.

2.- Ambiente:

El lugar donde hagan las tareas debe ser cómodo, bien iluminado, siempre el mismo y sin ruido. Ojalá tenga luz natural. No puede estar prendida la radio, ni la televisión, ni menos los hermanos chicos pueden pasar jugando a los indios.

3.- Estímulo:

La mamá o el papá debe ser muy cálido(a) al momento de hacer las tareas. No alegar contra el colegio, por el cúmulo de trabajo que les mandan (aunque lo piensen) ni tratar al niño de tonto porque no entiende sus deberes. Es un momento muy delicado y las relaciones entre padres y niños se pueden deteriorar con facilidad. O los niños pueden adoptar una actitud de rechazo hacia las tareas que después costará un mundo revertir.

4.- Orden:

Del orden exterior se desprende el orden interior: que el niño tenga encima del escritorio o mesa sólo los libros que va a usar. Que estén los lápices, goma, reglas y otros materiales a mano. Que empiece ordenadamente por la primera tarea y, a medida que las vaya terminando, los libros y cuadernos vuelvan a la mochila. Es una comprobación física de que la tarea está lista.

5.- Hábito:

Cuando están comenzando (primer año básico) es necesario crear el hábito. Para eso, es fundamental acompañar al niño. Que el papá, la mamá o la nana estén supervisando. Eso no significa POR NINGÚN MOTIVO hacer la tarea.

6.- Premio:

Al terminar, sea cada día, sea una vez por semana, es fundamental premiarlo. Que el niño perciba que su esfuerzo ha sido recompensado, sobre todo en primero básico. Un premio puede ser simplemente mirarle una a una las tareas y felicitarlos por lo lindas que quedaron. Otro puede ser un sticker para su álbum de calcomanías o acompañarlo a dar una vuelta a la manzana en bicicleta.

7.- Revisión:

Mientras el papá o la mamá acompaña, puede aprovechar el tiempo revisando los cuadernos hacia atrás: que las materias estén completas, los títulos subrayados, las actividades terminadas. Si está incompleto, que el niño se consiga el cuaderno de un amigo ordenado, para ponerse al día. Así no habrá llantos el día antes de la prueba.

8.- Previsión:

Cuando se encargue a los niños un trabajo de investigación o la lectura de un libro, es importante ayudarles a organizarse: que se fijen pequeñas metas por día, para no acumular todo el trabajo para el final.

Por último, mucha, muchísima paciencia. Cualquier esfuerzo que hoy se haga es tiempo ganado para mañana.

 Envía esta página a un amigo